Avances en la investigación sobre la prevención del cáncer de próstata

Es una realidad que el cáncer de próstata sigue siendo el segundo tipo de cáncer más diagnosticado en hombres por todo el planeta (muy cercano al cáncer de piel no melanoma) y además es la segunda causa principal de muerte por cáncer.

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI), uno de los más importantes Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, publicó una nota de prensa haciendo referencia a las investigaciones sobre la prevención de esta enfermedad.

Capturando los avances más recientes de los convergentes campos de la quimioprevención y de la oncología prostática preventiva, esta publicación pretende estimular y guiar la investigación en esta área crucial.

Estos avances fueron difundidos en un suplemento que se originó a partir de un taller conducido por el NCI y publicado en la edición de abril de la revista científica “Journal of Urology”.

Esta publicación brinda información acerca de dos áreas clave: los agentes más promisorios para prevenir el cáncer de próstata y los marcadores biológicos más importantes para su detección temprana.

Entre los agentes mencionados como posibles candidatos para la prevención, se encuentran los anti-andrógenos, anti-estrógenos, retinoides, drogas antiinflamtorias no esteroideas, agentes diferenciadores, inhibidores de la tirosina kinasa, y sustancias antioxidantes, entre otras.

Se mencionan además, las principales clases de biomarcadores biológicos para determinar el riesgo de cáncer de próstata y cómo deberían ser utilizados, incluyendo marcadores de ADN dañado, y otros como el antígeno prostático específico (PSA).

También se sugiere cuáles son los tipos de poblaciones que deberían ser incluidas en los estudios debido a su riesgo aumentado de desarrollar la enfermedad, como por ejemplo aquellos con antecedentes familiares, con displasia prostática, niveles altos de PSA, o ciertos cambios genéticos hereditarios.

En cuanto al diseño, se menciona qué tipo de ensayos serían los más indicados para obtener resultados en forma rápida y con mínimo número de individuos.

En este momento, el NCI tiene en marcha dos ensayos clínicos de gran escala: el “Prostate Cancer Prevention Trial” (PCPT) que comenzó en 1993 y el SELECT. En el primero, se está probando el efecto de la droga finasteride versus placebo en 18.000 hombres.

El otro estudio es el SELECT (Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial) que estudia los efectos del selenio, la vitamina E y ambos combinados versus placebo en 32.400 hombres. Además se están llevando a cabo, estudios más pequeños donde se estudian análogos de la vitamina D, eflornitina, drogas antiandrógenas, isoflavonas de la soja, licopene (un pigmento vegetal presente por ejemplo en los tomates), y otros agentes o combinaciones de agentes.

Peter Greenwald, M.D., Dr. P.H., director de la División Prevención del Cáncer del NCI, sostuvo que el “Cáncer no es un evento aislado, sino el resultado de un largo proceso”, por eso, se encuentran trabajando para identificar los puntos en el desarrollo del cáncer prostático, donde puedan actuar para detenerlo.

Necesitan encontrar agentes, como vitaminas, minerales, o drogas, que detengan este proceso. También deben encontrar marcadores que indiquen que una persona está en riesgo de contraer este tipo de cáncer y que al incorporar los agentes preventivos efectivamente, reduzca su riesgo.

“Estos dos grandes estudios, el PCPT y el SELECT, proporcionarán información vital acerca de cómo prevenir el cáncer de próstata, sin embargo todavía resta mucho trabajo por delante”, sostuvo el Dr. Greenwald, en el marco de esta publicación que justamente pretende incentivar la investigación en este campo.

You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.