Causas y tratamiento de la halitosis ó mal aliento

La halitosis es el mal aliento crónico que ni los caramelos de menta, ni el enjuague bucal, ni un buen cepillado consiguen solucionar.

La halitosis es diferente del “aliento de la mañana” o de un tipico aliento fuerte que queda después de un sándwich de atún. Se trata de un problema que se mantiene por un periodo extendido de tiempo y puede ser una señal de un problema serio.

Seguramente que reconoce que es incómodo hablar cara a cara con una persona que sufre de halitosis ó mal aliento. Sobre todo porque muchas veces la persona que tiene el problema, no puede percibirlo y es el último en percatarse del problema. Eso por lo general solo lo descubre cuando alguien se compadece del enfermo y se lo comenta.

Causas de la halitosis

El mal aliento puede ser fugaz, pasajero, crónico o permanente. El tipo de mal aliento depende principalmente del origen o causa etiológica. Porque la halitosis puede ser originada por diversas causas, sean locales o sistémicas.

Entre las principales causas locales podemos encontrar en primer lugar las referentes a la arcada dentaria. Piezas dentarias en mal estado, sea por caries, falta de aseo o presencia de restos alimentarios entre los espacios de los dientes.

Aquí debemos mencionar que es mucho más fácil encontrar espacios interdentarios amplios o separados en adultos mayores que en niños o adolescentes, lo que nos llega a inferir que será más frecuente la halitosis causada por este problema en los ancianos que en personas que cursan las primeras etapas de la vida.

Las caries, en cambio pueden encontrarse casi a cualquier edad. Lo que importa es que a mayor cavidad destruida en el diente o pieza molar, mayor facilidad para padecer mal aliento.

Si después de comer la persona no tiene oportunidad de lavarse sus dientes, los restos alimentarios pronto entran en descomposición y causan mal aliento, de ahí la importancia de practicar buen aseo dental.

Otra causa local que es fácil encontrar en la cavidad oral es una infección. Ya sea que se instale en las encías, en las amígdalas o en los adenoides, con seguridad causará mal aliento. Será un cuadro pasajero, porque en cuanto se resuelva la infección, el paciente dejará de padecer su halitosis.

Hay casos crónicos originados por alteraciones locales. El ejemplo más fácil de mencionar es cuando alguien tiene sus amígdalas con criptas. Las personas que han padecido cuadros crónicos infecciosos en su garganta, tienden a desarrollar criptas en las amígdalas. Las criptas son pequeños orificios superficiales en el tejido amigdalino, fáciles de visualizar al abrir la boca y en cuyo fondo encontramos cavidades o bolsas que alojan restos alimentarios.

La acumulación de estas pequeñas porciones de comida recibe el nombre de material caseoso o cáseum. Son muy fáciles de identificar porque cuando el paciente logra expulsarlos los aprecia como de aspecto blando, coloración blancuzca y de un característico olor que es muy fétido y desagradable, producto de la degradación o descomposición del material orgánico que se acumuló en la bolsa o cripta.

Por cierto, también vale la pena señalar que si ponemos ese material en agua, su primera reacción es salir a la superficie, o sea, son más ligeros que el agua mientras están secos. Una vez impregnados de agua sí tienden a bajar en los recipientes.

Lo interesante de esta observación es que si el paciente que padece de criptas en sus amígdalas tiene la disciplina de practicar gargarismos todos los días, al terminar de lavarse sus dientes después de cada comida, de seguro será difícil que se le acumulen tantos restos alimentarios en sus criptas, y por consecuencia, mantendrá un mejor aseo de su boca y mejorará tambien su mal aliento.

Cuando el origen de la halitosis son las criptas amigdalinas, y no es suficiente la práctica de gargarismos ni el aseo cotidiano, lamentablemente ese paciente no tendrá otro camino que proceder a la extirpación de sus anginas para sanar de este mal.

halitosis

Entre las causas de tipo sistémico que originan halitosis debemos separar aquellas que tienen origen respiratorio y las de origen alimentario. Las primeras se remiten a las infecciones: adenoiditis, amigdalitis, sinusitis, glositis, gingivitis, traqueitis, laringitis, y todas aquellas infecciones de asiento en vías respiratorias inferiores: bronquitis, pulmonía, neumonía, etc. Pero debemos señalar que las patologías cancerígenas o de tumoraciones malignas de vías respiratorias también causan mal aliento en el enfermo.

Referente al tubo digestivo, encontramos halitosis fisiológica en aquellas personas que consumen cierto tipo de alimentos. Tal es el caso de tubérculos, granos, semillas y otros alimentos. La cebolla, ajo, chiles, rábanos, pepinos, cacahuates y condimentos son fácilmente identificables en la respiración de quien los consume.

La difícil digestión de ciertos alimentos también conlleva al mal aliento. Sobre todo en aquellos casos de personas con deficiencias vitamínicas o de enzimas digestivas que no logran metabolizar hasta el proceso final esos nutrientes.

El mejor ejemplo quizá es la leche y sus derivados, quesos, cremas y otros, cuyo consumo es tan común y necesario para el humano.
Pero también se hace necesario hablar de otras costumbres causantes del mal aliento. Me refiero a la práctica del tabaquismo y del alcoholismo. Ambas conductas van de la mano con la halitosis, no pueden separarse.

Muchos jóvenes me han consultado porque tienen la creencia de que fumando pueden esconder su mal aliento, o por lo menos disimularlo, sin saber que en lugar de ello, harán mucho más notable su problema.

Otros piensan que masticando chicles o pastillas olorosas lo van a combatir, hasta que se dan cuenta de que no sirve de nada eso. Algunos cepillan su dentadura con tal ahínco que llegan a lesionarse la encía y a causar pequeños sangrados, empeorando su problema, porque la sangre es muy fétida en su descomposición.

Para corregir el mal aliento deben seguirse varios caminos. El aseo adecuado y cotidiano de su boca, cepillando sus dientes y dando un ligero masaje en sus encías. Mantener sus vías respiratorias sanas, haciendo ejercicio físico aeróbico diario. No comer en exceso alimentos condimentados, agregar la suficiente cantidad de fibras naturales a su dieta y tomar dos litros de agua diario.

No fumar ni permanecer cerca de fumadores, porque se convierten en fumadores pasivos. Tomar alcohol solo con las comidas, y de preferencia tomar vinos generosos que son digestivos, pero sin abusar del consumo de bebidas alcohólicas.

¿Qué es lo que causa la Halitosis?

Problemas Dentales: La caries y unas bolsas más profundas debidas a la enfermedad de las encías le dan a las bacterias del mal aliento lugares adicionales en tu boca para esconderse que son difíciles de limpiar cuando te cepillas o limpias entre tus dientes. Ambas contribuyen a la halitosis.

Infecciones de Boca, Nariz y Garganta:
Problemas de nariz, senos nasales y garganta que pueden conducir al goteo postnasal que pueden además contribuir al mal aliento. Las bacterias se alimentan de la mucosidad que tu cuerpo produce cuando está combatiendo algo como una infección en los senos nasales, dejándote congestionado y maloliente.

Boca Seca: La saliva puede hacer mucho por tu salud oral y por tu aliento. Enjuaga y retira de tu boca restos de comida no deseados, ayuda a descomponer los alimentos después de comer y provee sustancias que previenen caries y enfermedades.

Si no produces suficiente saliva, un síntoma de ello puede ser la halitosis.La boca seca puede estar causada por medicinas, ciertos problemas médicos, uso de alcohol, tabaco y exceso de cafeína.

Fumar y el tabaco: Los productos del tabaco causan estragos en tu cuerpo y en tu aliento. No sólo muchos productos del tabaco dejan su propio olor en tu aliento; también pueden secarte la boca. Los fumadores son además propensos a contraer enfermedades de las encías, lo que puede a su vez sumarse a la halitosis.

Otras enfermedades crónicas:
Aunque la halitosis suele estar asociada con algo que está pasando en tu boca, puede ser también un síntoma de reflujo gástrico, diabetes, enfermedad del hígado o de los riñones.

Por cierto, para percatarse si se padece de halitosis, hay que preguntarle a alguien más. Debido a que las fibras sensitivas del nervio olfatorio, asentadas en la parte superior de la nariz, se acostumbran a los olores, muy pocas gentes pueden percibir sus propios aromas, por eso es mejor preguntarle a otro para estar seguro.

You might also like

Leave A Reply

Your email address will not be published.