El entrenador en casa

El ritmo de vida actual, cada vez más ajetreado y estresante, deja muy poco tiempo para el autocuidado personal, llegando a hacernos olvidar los pilares básicos de una vida sana: dieta equilibrada y ejercicio físico. Una combinación de ambos es lo ideal, no sólo para poder sobrellevar enfermedades como la hipertensión, diabetes o colesterol, y poder reducir peso, sino también para poder enfrentarse diariamente a la rutina que nos depara el trabajo.

Loles Vives, campeona de España de 100 metros lisos en 1979, Licenciada en Ciencias Biológicas y Máster en Dietética y Nutrición, entró en el Libro Guiness de los Récords al ser la primera mujer española en romper la barrera de los 12 segundos en esta especialidad. Ella, Directora de GYMHOME, sabe mejor que nadie cuál es la importancia del ejercicio físico.

Las pocas horas que quedan libres cuando se vuelve a casa, unido al cansancio que se experimenta al acabar la jornada laboral, hace que la mayoría de las personas no acudan a un gimnasio para practicar un deporte o hacer algo de ejercicio.

Por este motivo, Gymhome propone dos formas de ejercicio innovadoras que requieren el mínimo esfuerzo por parte de quien lo practica: acercar el entrenador a casa o al trabajo y un entrenador virtual que nos ayudará desde la pantalla del ordenador a mantenernos en forma.

¿Cómo ve el atletismo ahora en España?

Lo veo bien, con grandes talentos, aunque quizá hay que trabajar mucho más en las especialidades técnicas. En medio fondo, gran fondo o maratón tenemos muy buenos deportistas, de los mejores del mundo. En las más técnicas, los países que tienen más historia nos ganan terreno.

¿Qué opinión le merecen los resultados olímpicos en atletismo?

Yo creo que lo que ha sucedido en Sidney 2000 ha sido una decepción porque se juntaron diversas circunstancias que hicieron que no se ganaran las medallas que se pretendían.

El problema, bajo mi punto de vista, es que se crean falsas expectativas, en el sentido de ganar un número elevado de medallas, y eso no es fácil. No tenemos malos atletas, lo que sucede es que Niurka Montalbo y Reyes Estévez, por ejemplo, no consiguieron ser medalla. Además, Yago Lamela hizo lo que se llama en atletismo «el pufo».

La propuesta que hace Gymhome es enviar un entrenador a los hogares. ¿Qué motivo les impulsó a lanzar este servicio?

Hace cuatro años que empezamos con este proyecto porque creemos que es un servicio que faltaba en España y la población podía tener necesidad de ello. Hay personas que no encuentran su sitio en el gimnasio por lo que sea; por ejemplo, señoras de mediana edad que creen que si van al gimnasio tienen que seguir una moda con la que ellas no se encuentran a gusto.

También es el caso de personas obesas que se sienten ridículas porque hay otras con mejor cuerpo. Finalmente, es la solución para los mayores que no pueden desplazarse.

Además, está indicado para quienes necesitan una atención muy concreta, un mimo especial, que estén más pendientes de ellos por cualquier afección que tengan, y esto normalmente no se encuentra en un gimnasio.

Otro factor para contratar este servicio es la falta de tiempo. Se llega tarde a casa, hay problemas con el aparcamiento… Todo ello dificulta que nos desplacemos a un centro especializado. De este modo no hay excusas que valgan, porque vamos a casa, a las oficinas.

Es mucho más cómodo, pues mucha gente, si tiene que hacer el esfuerzo de ir a un gimnasio no lo hace. Es un servicio que cada vez va a más.

¿Qué otras ventajas presenta el «entrenador en casa»?

Principalmente que el plan de entrenamiento es individualizado, así como pensado única y exclusivamente para la persona en cuestión. Los resultados en este sentido son más notables y se consiguen con mayor facilidad.

En el caso de quienes desean fortalecer o tonificar su cuerpo, o si tienen problemas de dolores de espalda, siempre habrá una persona con ellos que controle su posición, la forma de hacer los ejercicios, el peso que deben coger, etc.

Por otra parte, supone un ahorro de tiempo y el entrenador se convierte en asesor de su salud. Aparte del entrenamiento llevamos asesoramiento dietético y pautas para llevar una vida sana.

Además, han creado el «entrenador on line». ¿Cuáles son las ventajas de la interactividad en la red?

El entrenador virtual también ahorra tiempo. La gente que nos solicita entrenamientos on line difiere mucho de quienes tienen un monitor a domicilio. Se trata de personas que tienen la voluntad de hacer por su propia cuenta ejercicios en casa y seguir las tablas que yo les mando porque, aunque en su pantalla vean al entrenador, existe constantemente un contacto conmigo.

Creamos el primer entrenador virtual para pasar de hacer los ejercicios que les recomendaba por teléfono, a ver cómo se hacen a través de la pantalla del ordenador. Fundamentalmente enseña a hacer una serie de ejercicios básicos de fortalecimiento general.

Cuando se contrata el entrenamiento on line se envía a los usuarios unas pautas de cómo combinar los ejercicios con otras actividades para tener una buena forma física. Son personas que no tienen tiempo de ir al gimnasio, pero con gran voluntad de trabajar en lo que se les manda. Desde luego, entre las ventajas hay que señalar que es más barato que un entrenador en casa y que ir al gimnasio.

 

¿Es bueno seguir una dieta cuando se hace ejercicio?

Sí, es imprescindible. Si una persona quiere adelgazar, bajar un poco su peso, debe hacer dieta y ejercicio al mismo tiempo. Si lo que quiere es hacer ejercicio, para mantenerse, debe seguir una dieta sana y equilibrada, pues para tener un cuerpo en forma hay que combinar ambas.

Existe mucho tabú, y se habla mucho de alimentos proteicos y aminoácidos. Yo doy la voz de alerta porque muchas veces, ello no quiere decir que se generalice, existen centros deportivos, gimnasios, que a la vez que prescriben a las personas que tomen proteínas y ejercicios de musculación ingieran sustancias que les ayude a conseguir su objetivo, normalmente incrementar la masa muscular. Pero estos productos son nefastos para la salud; entre ellos destacan los anabolizantes.

Una persona que hace más ejercicio que otra más sedentaria tiene que llevar una dieta distinta porque necesita más nutrientes, debido a que gasta más energía, pero no puede llevar un consumo excesivo de proteínas, pues lo que hace es perjudicar a largo plazo al propio organismo.

 

¿Hay dietas para todo tipo de deportes?

No, no hay para todos los deportes. Lo que sucede es que la alimentación más adecuada depende de la especialidad deportiva de la que se hable. Hay que diferenciar entre ejercicios de resistencia cardiovascular, de velocidad y los de fuerza. La dieta de una persona que practique halterofilia o un lanzador de peso varía a la de un ciclista, un maratoniano o un nadador de fondo, y un poco también de la de un velocista.

¿Cómo influyen éstas en que el deporte sea más efectivo?

Influye en el rendimiento. Por ejemplo, para los maratonianos es esencial que al hacer una competición hayan dosificado muy bien su aporte de hidratos de carbono. Debe haber una carga fuerte antes del maratón para evitar que se queden sin energía. El agua en este caso también influye.

Ante todo, es fundamental saber comer bien, dejar los márgenes adecuados entre las ingestas. Es recomendable comer entre tres y cuatro horas antes de hacer el esfuerzo, pues hay que dejar pasar el tiempo adecuado para hacer la digestión completa.

En España y el resto de países cada vez los niños son más gordos. ¿Es el ejercicio la mejor prevención o es mejor una dieta estricta?

Antes que nada, hay que hacer que los niños se muevan. Una de las principales causas de la obesidad es que los niños, al disponer de grandes tecnologías como consolas, televisión, Internet, tienden a sentarse en el sofá o la silla para pasar la tarde, después del colegio, jugando.

Hay que intentar que, si no hacen deportes, al menos tengan actividades extraescolares que les hagan moverse. Además, hay que insistir para que los niños aprendan a comer bien.

En la actualidad están muy acostumbrados a la comida rápida, sobre todo en Estados Unidos, que además les encanta, pues es más fácil y cómodo comer una hamburguesa con unas patatas y un refresco. Hay que inculcarles una buena alimentación y enseñarles lo que les puede perjudicar en su salud.

Deben aprender a apreciar las frutas, verduras, potenciar el consumo de pescado por delante de la carne… Debemos enseñarles que las grasas basadas en mantequillas, chocolate, la bollería industrial, etc. no son buenos para su salud.

You might also like

Comments are closed.