Naltrexona y alcoholismo

Tratamiento del alcoholismo con Naltrexona.

El tratamiento del alcoholismo se basa en las mismas reglas que cualquier otra enfermedad crónica como la hipertensión, la diabetes o la alergia. El alcoholismo arrastra a la familia en el problema y no tiene fácil solución.

Una ayuda

La naltrexona se erige en una medicación efectiva para abandonar el hábito de tomar alcohol, que sin embargo sigue requiriendo del esfuerzo personal para dejarlo por completo. Es decir: la naltrexona ayuda, pero no cura.

El tratamiento de la enfermedad del alcoholismo se basa en las mismas reglas que cualquier otra enfermedad crónica como la hipertensión, la diabetes o la alergia. El alcoholismo como tal enfermedad crónica arrastra a la familia en el problema y no tiene fácil solución por la dependencia que se crea. Volver al menú

Bloqueo de la información

Pero si Vd. trata de no beber más, la naltrexona es una buena medicación que le ayuda a mantenerse sobrio por largo tiempo. Insistimos: ayuda, no cura. La cura tiene que salir de Vd. y de su entorno. La naltrexona colabora en encontrar otras terapias que le ayuden a una desintoxicación total y definitiva.

¿Cómo trabaja? Bloqueando la información que llega al cerebro en la que se trasladan las sensaciones «agradables» tanto del alcohol como de la droga. Y al contrario que el disulfiram (o antabus) que también se utiliza en el tratamiento deshabituador del alcohol, no provoca sensaciones desagradables al beber alcohol. Sólo impide que la sensación de «placer» no exista. Volver al menú

También con incompatibilidades

Eso sí, mientras se toma no se pueden tomar drogas (cocaína, morfina o marihuana) ni siquiera preparados con codeína, de lo contrario aparecerán efectos secundarios.

No se puede tomar cuando se está embarazada y se desconoce si produce efectos en el bebé cuando se alimenta con leche materna, por tanto tampoco se debe tomar si de da de mamar al niño.

Los efectos negativos de la naltrexona son:

  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza.
  • Diarrea.
  • Mareo.
  • Nerviosismo.
  • Insomnio.
  • Dolor en brazos y piernas o estómago.

Lo padece tan sólo un 10% de los que la toman. Advierta a su médico si aparece alguno de ellos.

El tratamiento debe ir desde las 12 semanas en adelante. Una toma diaria y no tomar otras pastillas.

Mientras la naltrexona hace su papel, Vd. debe encontrar otras soluciones no sólo físicas, sino también psicológicas.

Las reuniones de Alcohólicos Anónimos son muy efectivas, la terapia de grupo también.

¿Cómo se debe tomar naltrexona?

Al tomar naltrexona en casa, por lo común se toma una vez al día, con o sin alimentos. Cuando la naltrexona se toma en una clínica o centro de rehabilitación, puede tomarse una vez al día, una vez cada dos días, una vez cada tres días, o una vez todos los días, excepto el domingo.

Siga siempre las indicaciones de la receta y pída a su médico o a su farmacéutico que le expliquen cualquier cosa que no entienda. Tome la naltrexona exactamente según lo indicado. No aumente ni disminuya la dosis, ni la tome con más frecuencia que la indicada por su médico.

La naltrexona solo da resultados cuando se usa como parte de un programa de tratamiento contra las adicciones.Es importante que usted siga asistiendo a sus sesiones de psicoterapia, a las reuniones del grupo de apoyo, a los programas educativos o a los otros tratamientos que su médico le haya recomendado.

La naltrexona le ayudará a evitar el consumo de drogas ilegales y alcohol, pero no prevendrá ni aliviará los síntomas de abstinencia que pueden presentarse cuando se suspende el consumo de esas sustancias. Por el contrario, la naltrexona puede causar o empeorar los síntomas de abstinencia.

No debe tomar naltrexona si dejó de consumir recientemente medicamentos opiáceos o drogas ilegales opiáceas y tiene síntomas de abstinencia.

Advertencia importante:

La naltrexona puede causar daños en el hígado si se administra en grandes dosis. Es poco probable que la naltrexona ocasione daños hepáticos si se administra en las dosis recomendadas.

Dígale a su médico si tiene o ha tenido hepatitis u otra enfermedad del hígado. Si presenta alguno de estos síntomas, deje de tomar la naltrexona y llame a su médico de inmediato: cansancio excesivo, sangrado o moretones inusuales, pérdida de apetito, dolor en la parte superior derecha del vientre por varios días, heces de color pálido, orina de color oscuro, o coloración amarillenta en la piel o los ojos.

No falte a ninguna cita, ni con su médico. Es posible que su médico ordene ciertas pruebas de laboratorio para ver cómo está respondiendo su organismo a la naltrexona.

Consulte a su médico sobre los riesgos del uso de naltrexona.

You might also like

Comments are closed.