Que es el espasmo del sollozo

El espasmo del sollozo ó apnea de llanto ó apnea emotiva es un problema muy comun en bebés.

Es muy comun que la madre consulta con el pediatra porque su niño se «desmorece».

Este problema es por lo general muy fácil de diagnosticar. Se presenta un estímulo o provocación que desencadena el llanto en el niño, en algún momento del llanto el niño deja de hacer ruido y retiene la espiración, se presenta un cambio en el color de la piel, y el niño se observa morado o pálido, y en ocasiones existe pérdida transitoria de la conciencia y hasta algunos movimientos anormales.

Con la misma rapidez conque se presenta se resuelve. El niño tiene una inspiración forzada o empieza a respirar tranquilamente, y se recupera rápidamente, sin ninguna secuela neurológica.

Como hacer el diagnóstico.

La clave para el diagnóstico reside en investigar minuciosamente las circunstancias previas al acontecimiento.

Para hacer el diagnóstico correctamente se necesita hacer una historia clínica cuidadosa, que describa la secuencia exacta de los eventos, un buen examen medico y en ocasiones un electroencefalograma, que siempre estará normal.

Muchas veces el médico tiene la suerte de observar uno de estos episodios cuando el niño llora al ser examinado, lo cual facilita el diagnóstico.

El «Espasmo del Sollozo» se presenta en niños sanos, generalmente en menores de 18 meses. Es muy raro que este cuadro se inicie después de los dos años de edad, y es muy frecuente, sobre todo en sus formas mas leves. Algunos reportes mencionan que puede presentarse en uno de cada cinco niños sanos.

La forma «simple» es cuando el cuadro se acompaña de cambio en la coloración de la piel, es la más frecuente, y la forma «severa» es cuando se pierde la conciencia, por la falta transitoria de oxígeno al cerebro.

Es muy importante observar el color de la piel en estos niños. El niño se puede poner cianótico (morado), lo que ocurre en la mayoría, o se puede poner pálido.

El mecanismo de producción del espasmo es diferente en estos casos, y puede haber variaciones en el tratamiento, por lo que es necesario establecer con claridad el tipo de cuadro.

Existen factores asociados que son importantes de investigar. Por ejemplo, el antecedente de cuadros semejantes en la familia se presenta en alrededor del 30% de los casos, la presencia de anemia aumenta la frecuencia y la severidad de los mismos, y algunos medicamentos ayudan a que la crisis se desencadene.

Afortunadamente, el «Espasmo del Sollozo» desaparece con el crecimiento del niño, generalmente entre los 4 y 6 años de edad, y no deja secuelas en los niños que no tienen otros problemas asociados.

Los espasmos del sollozo son episodios involuntarios en los que, al tratar de tomar aire para llorar, el niño deja de respirar bruscamente. En la mayoría de las ocasiones el color de la piel y los labios se vuelve azulada y se presentan movimientos muy agitados que podrían confundirse con convulsiones, aunque en realidad no lo son.

Algunos segundos despues de apnea (unos 10 a 15 segundos), el niño arranca a llorar de nuevo, si bien en alguna ocasión el episodio se puede prolongar más tiempo, llegando a sufrir una breve pérdida de conciencia en la que quedará tendido en el suelo, con los ojos abiertos y los músculos muy rígidos.

Recomendamos que lea tambien: Los niños también tienen depresión

Qué hacer en estos casos?

1. El diagnóstico exacto es fundamental. El Pediatra debe valorar al niño para poder establecer el diagnóstico, clasificar el tipo y decidir si requiere o no de exámenes especiales y de medicamentos.

2. A todos los niños se les debe hacer estudio por anemia, y tratarla si es del caso.

3. Los casos simples, en los que no existe pérdida de la conciencia, no necesitan medicamentos.

4. Los medicamentos anticonvulsivantes son ineficaces, por lo que no deben utilizarse.

5. Los casos que requieren medicamentos son la excepción, y deben evaluarse cuidadosamente.

6. Deje al niño acostado y de medio lado, no lo levante. Si lo levanta o lo alza en su hombro, le va a llegar menos oxígeno el cerebro y el cuadro puede prolongarse.

7. Lo más importante es el apoyo a los padres, la discusión amplia sobre el problema, la afirmación de su condición benigna, y el análisis cuidadoso de como manejar al niño, evitando sobreprotejerlo y evitando la manipulación de los padres de parte del niño.

Por angustiante y frustrante que parezca, no hay que actuar de ningún modo especial ante un espasmo del sollozo.

¿Hay alguna enfermedad asociada a los espasmos del sollozo?

En realidad no existe de momento asociación con ninguna enfermedad, y tampoco un mayor riesgo de padecer epilepsia o muerte súbita.

Esta condición refleja con claridad que en Pediatría muchas veces es más importante hablar con los padres que medicar a los niños.

You might also like

Comments are closed.